Palestinos protestan contra Macron por ultrajar a los musulmanes

El domingo, los habitantes de la ciudad cisjordana de Nablus colocaron una pancarta de protesta en contra del mandatario galo por su defensa a ultranza de las caricaturas blasfemas del Profeta del Islam, el Hazrat Muhamad (la paz sea con él), publicadas en la revista satírica francesa Charlie Hebdo.

El cartel, colgado sobre la torre del reloj de la urbe palestina, mostraba una imagen de Macron con un mensaje: “Las nubes no se ven dañadas por los ladridos de los perros”.

El presidente francés defendió la publicación de caricaturas de carácter blasfemo contra el Profeta de los musulmanes en el país europeo, después de que un profesor de secundaria fuera asesinado tras mostrar una de esas caricaturas en una clase en la que hablaba sobre la “libertad de expresión”.

Durante el homenaje realizado el miércoles pasado al profesor Samuel Paty, decapitado por un joven checheno de 18 años, Macron dijo que no iba a “renunciar a la publicación de las caricaturas” por qué iría en contra de lo que él entiende por “libertad de expresión”. También urgió a “combatir el separatismo islamista” y a “estructurar el Islam” en Francia.

Posteriormente, las autoridades del país europeo adoptaron una serie de medidas, entre ellas, redadas y el cierre de una mezquita en París. Sin embargo, el presidente galo consideró que no era suficiente y anunció una ley, que se presentará a principios de diciembre, para luchar contra “los separatismos” en el país europeo.

El septiembre, la publicación de las referidas y controvertidas caricaturas del Profeta del Islam (P) en la revista Charlie Hebdo generó una gran ola de críticas de los musulmanes de todo el mundo.

La citada publicación, sumada a la reciente posición del inquilino del Palacio del Elíseo, ha provocado una respuesta unánime de repudio de gran parte de los países musulmanes, por ejemplo: Irán, Turquía, Jordania, Kuwait, Paquistán, etc. Precisan que la libertad de expresión no implica en absoluto lanzar “insultos a los valores del Islam y las creencias de los musulmanes”, y advierten que este tipo de mensajes blasfemos son, en realidad, una mayor incitación al odio y al extremismo en el mundo.

La indignación generada por los comentarios del dirigente galo ha provocado que, desde hace unos días, entre los usuarios musulmanes de las redes sociales de los países de Asia Occidental se esté haciendo una llamada a boicotear los productos franceses.

La islamofobia en Francia es una realidad. Las agresiones son más frecuentes contra los musulmanes que contra los que no lo son. La situación de los musulmanes franceses se degrada desde hace años y nadie ha hecho nada para evitarlo.

krd/mkh/nii/

Fuente

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*